Huehuepiaxtla

La ciudad perdida del Águila

Por Marco M. Vigato el 30 de noviembre de 2020

IMG_7125_edited.jpg

Una misteriosa presencia olmeca en la Mixteca

 

Huehuepiaxtla es un pequeño pueblo ubicado en el corazón de la región Mixteca, a 150 kilómetros (100 millas) al sur de Puebla. Con vistas al pueblo hay un enorme pico aislado, llamado por los lugareños 'La Peña'. Cuenta la tradición que la montaña fue el hogar de los primeros habitantes de la región, que luego fueron convertidos en piedra por los dioses.

 

Me interesé por primera vez en este sitio misterioso después de encontrar imágenes en línea de lo que parecían ser varias estelas rotas y bajorrelieves [1]. También encontré noticias de ruinas muy extensas cerca de uno de los picos, entre ellas grandes muros de piedra y un obelisco partido a la mitad. Después de contactar con las autoridades locales, el presidente municipal, Dr. Florencio Domínguez, tuvo la amabilidad de coordinar un guía y equipo para escalar la Peña y documentar las ruinas que pudiéramos encontrar en la cima.

 

Al llegar a Huehuepiaxtla, la cima de la Peña todavía estaba completamente envuelta en la niebla de la mañana. Después de los preparativos necesarios, nos acercamos al acantilado desde el oeste. El pico ahora se alzaba directamente a 450 metros (1470 pies) por encima de nosotros y el Río Mixteco corría por debajo. Afortunadamente, no había llovido en los últimos días, por lo que la roca estaba bastante seca. Florencio explicó que si hubiera llovido la noche o el día anterior, la roca habría estado demasiado resbaladiza para escalar. Nuestro guía, Germán, era un escalador experto y una de las pocas personas en la comunidad que conocen el difícil camino hasta la cima.

IMG_7104.JPG

El presidente municipal de Huehuepiaxtla, Dr. Florencio Domínguez (izquierda) y nuestro guía Germán (derecha) cerca de un tramo de muro de piedra megalítico decorado con la imagen de un águila en la cima de la Gran Peña de Huehuepiaxtla.

Escalando la Peña de Huehuepiaxtla

 

Ya a las 10:00 de la mañana la temperatura alcanzaba los 30° C. Cerca de la base del acantilado, atravesamos una gran área plana, de forma trapezoidal, que parecía haber sido nivelada artificialmente con terraplenes empinados en todos los lados. Algunos montículos cubiertos de maleza en el lado occidental sugirieron que podría haber sido una plaza ceremonial flanqueada por pirámides.

 

Desde allí, un pequeño sendero conducía directamente a la base del acantilado. Algunos escalones y cornisas se habían tallado originalmente en la roca, pero ahora estaban muy gastados. El camino requería atravesar algunas secciones muy empinadas de roca expuesta, lo que dificultaba la subida incluso en la temporada seca.

 

A lo largo del sendero observamos varias piezas de obsidiana y fragmentos de cerámica. Aproximadamente a mitad de camino, pasamos por un conjunto de terrazas con enormes muros de contención de piedra. La calidad de la mampostería visible variaba, con algunas secciones compuestas por enormes bloques de piedra rectangulares finamente ajustados y otras formadas por cantos rodados en bruto. La piedra parecía ser una especie de basalto, que probablemente provenía de las laderas de la misma Peña.

 

Después de un poco más de escalada, finalmente llegamos a la cima alrededor del mediodía. La cumbre consiste, de hecho, en una pequeña meseta o cresta, en su mayor parte nivelada, entre dos picos separados, uno al este y otro al oeste. Esta meseta contenía extensos restos de construcciones antiguas y algunos montículos cubiertos de maleza. Sin embargo, la espesa vegetación hacía imposible distinguir el contorno general de la mayoría de las estructuras.

IMG_7072.JPG

Nuestro amigo y presidente municipal de Huehuepiaxtla, Dr. Florencio Domínguez escalando El empinado sendero que conduce a la cima de la gran Peña de Huehuepiaxtla (nótese la depresión elíptica tallada en primer plano)

La ciudad perdida

 

Abriendo el camino con machetes a través de la espesa maleza llegamos al primero de los dos picos, donde se ha erigido una pequeña cruz que se ve desde abajo del pueblo. Desde allí, era posible descender hacia una repisa de roca que dominaba directamente el río 450 metros (1470 pies) más abajo. La repisa parecía haber sido nivelada artificialmente y tallada en escalones o terrazas, cada una de solo unos metros de ancho. Aparentemente, varios glifos y símbolos estaban tallados en la roca, lo que sugiere que este era de hecho un punto muy importante en la geografía sagrada de la zona. Entre los glifos que pudimos distinguir había dos símbolos con fechas calendáricas, entre ellos uno con el número '9' y la figura de un águila o buitre. La terraza superior, desde la cual era posible observar el bajorrelieve del águila, alguna vez estuvo delimitada por un enorme muro de piedra megalítica edificado directamente sobre la masa rocosa. Las juntas entre las piedras se veían extremadamente apretadas, excepto por un punto donde algunas raíces de árboles habían desprendido parcialmente un gran bloque vertical. Según nuestro guía, la peculiar disposición de las piedras alrededor del glifo del águila indicaba un pasadizo oculto. Lo que hizo muy probable la existencia de un pasadizo detrás de las rocas fue la presencia de otro bajorrelieve, que representaba a un jaguar agachado, que parecía continuar más allá de la junta hacia la pared. Desde este punto, también era posible ver la entrada de otra cueva cerca de la base del acantilado. Las tradiciones locales hablan de vastos subterráneos bajo la Peña. Se dice que uno de estos está cubierto de tallas y figuras misteriosas, pero actualmente no se conoce ninguna entrada a estos subterráneos.

IMG_7135.JPG

Sección de un enorme muro megalítico que forma el lateral de una terraza. Algunas de las piedras que se muestran arriba miden más de 3 metros (10 pies) de largo, con un peso de varias toneladas.

Desde este saliente rocoso, continuamos por un sendero que domina el precipicio en dirección a una pequeña meseta que separa los dos picos. Allí, en una pequeña plaza frente a una antigua pirámide cubierta de maleza, se encontraba uno de los monumentos más fascinantes de la antigüedad en esta parte de México. Era una enorme estela caída, de unos 3 metros (10 pies) de largo, tallada en un lado con la imagen de una criatura indefinible. Tenía las piernas ligeramente abiertas, de las que emergía lo que parecía ser una cola. Las manos y los pies parecían garras, pero la criatura tenía rasgos humanos. La cabeza podría ser la de un murciélago, con grandes orejas puntiagudas. La presencia de senos claramente marcados sugiere que el sujeto representado era una mujer. Es un tipo de estela único, por el relieve profundamente grabado y la representación frontal de la figura principal. La estela probablemente era parte de un par que alguna vez se había erigido frente a la pirámide principal. También se dice que se ha encontrado en Huehuepiaxtla otra estela fragmentaria, ahora en la plaza principal de Axutla, y que muestra una iconografía muy similar. En este último caso, sin embargo, la figura representada parece claramente humana, posiblemente un danzante. La estela de Axutla es sin embargo más pequeña y el tallado mucho menos profundo y menos preciso de la que se encuentra en la Peña de Huehuepiaxtla.

Después de pasar la pirámide principal, el sendero conducía en dirección al segundo pico. Aproximadamente a mitad de camino hacia la cima, encontramos un par de extraños arreglos megalíticos. El primero aparentemente consistía en enormes rocas, cada una de las cuales probablemente del peso de una tonelada o más, apiladas aproximadamente para formar una especie de mojón de unos 3 metros (10 pies) de altura. A poca distancia de este primer arreglo había un segundo, que consistía en columnas de basalto aún más grandes apiladas como para formar una cerca. Me pareció particularmente sorprendente el parecido con la famosa tumba megalítica olmeca de La Venta, especialmente por el uso de columnas prismáticas de basalto. Desde allí entramos en otra pequeña plaza delimitada en tres lados por un muro de piedra. La pared se había derrumbado por completo, pero los escombros aún alcanzaban hasta 1 metro (3 pies) de altura. Probablemente el propósito de la muralla era delimitar un recinto sagrado frente a otra pirámide muy derruida que ocupaba la cima del segundo pico. Se podía ver un gran agujero donde habría estado un templo en la parte superior de la pirámide, probablemente cavado por saqueadores en busca de tesoros. Desde este mirador se pudo divisar a una distancia de unos 5 kilómetros la Peña de Tlaxcuapan, donde se dice que existen también ruinas más antiguas.

IMG_7125.JPG

Una vista de la Peña de Tlaxcuapan desde la cima de la pequeña pirámide que ocupa el segundo pico de la Gran Peña de Huehuepiaxtla. En el valle de abajo está el Río Mixteco formando una gran curva entre los dos picos.

Luego comenzamos un difícil descenso a lo largo de un pequeño camino cubierto de maleza hacia un lugar donde nuestro guía Germán afirmó que se podía encontrar una enorme estela u obelisco partido en varias partes. Luego de una larga vuelta, nos encontramos frente a un inmenso muro de piedra, formado por enormes bloques megalíticos de hasta 4 metros (13 pies) de largo, colocados en hiladas regulares sin mortero ni cemento. Al parecer, el muro formaba el lado de una gran plataforma o terraza de piedra, sobre la cual se elevaba una segunda plataforma también revestida de grandes piedras megalíticas. La impresión general fue de una antigüedad extraordinaria. Cerca de la base de la plataforma inferior encontramos otra curiosa disposición de columnas de basalto, probablemente cada una de 3 o 4 metros (10-13 pies) de largo, colocadas horizontalmente como para formar una especie de puente. No pudimos determinar si las columnas realmente formaban parte del techo de alguna estructura enterrada, pero esto parecía muy probable. A poca distancia de allí llegamos a la 'Piedra del Sacrificio'. De hecho, se trataba de una enorme estela caída, que pudo haber tenido hasta 6 metros (20 pies) de altura cuando todavía estaba erguida, pero que ahora yacía rota en cuatro partes. La decoración de la estela delataba una clara influencia olmeca. Aunque ahora está muy desfigurado, probablemente representaba a un gobernante coronado por lo que parecía ser un tocado muy elaborado.

Cerca de la base de la Peña se pueden encontrar más tallas de estilo olmeca. Estas también parecían haber sido parte de otra gran estela caída. En uno de los fragmentos es posible apreciar un glifo calendárico acompañado por el numeral '4'.

¿Una civilización desconocida?

 

La roca de Huehuepiaxtla fue sin duda un sitio muy importante en la antigüedad, y es muy lamentable que los conocimientos sobre este importante sitio sean tan limitados. Todo sugiere que este fue un importante centro ceremonial en el período Preclásico, probablemente desde el año 1000 a.C., posiblemente relacionado con los otros sitios olmecas de la región, en Chalcatzingo, Chimalacatlán, Huaxtla, Teopantecuanitlán y Juxtlahuaca.

 

La posibilidad de una conexión entre estos sitios se deduce además por el hecho de que una línea trazada a través de Chimalacatlán y Huaxtla (como se describe en un artículo anterior [2]) conduce directamente a la Peña de Huehuepiaxtla.

Una continuación de la misma línea cruza la cercana peña de Tlaxcuapan y termina en Apoala. Esta alineación de cinco sitios, todos con una arquitectura megalítica inusual, no parece ser una coincidencia.

Es de esperar que el Instituto Mexicano de Antropología e Historia (INAH) también se interese en este sitio ahora olvidado y ayude a preservarlo del saqueo para beneficio de las generaciones futuras.

 

Nota: Este artículo apareció por primera vez en Unchartedruins.blogspot.com el 9 de agosto de 2019: Enlace aquí


Referencias:

 

Desafortunadamente, no se pudo encontrar bibliografía sobre Huehuepiaxtla y sus ruinas, ya que el sitio actualmente no está publicado y no existe mención de él en la literatura académica.

 

[1] La Gran Peña, origen de mitos y leyendas en la Mixteca poblana y oaxaqueña, en MunicipiosPuebla.mx, 22 de diciembre de 2013 - Recurso en línea: http://municipiospuebla.mx/nota/2013-12-22/ acatl% C3% A1n-de-osorio / la-gran-pe% C3% B1a-origen-de-mitos-y-leyendas-en-la-mixteca-poblana-y

[2] Marco M. Vigato, "Tamoanchan, in Search of the Lost Cradle of Mesoamerican Civilizations", en Ancient Origins, 9 de febrero de 2019 - Recurso en línea: https://www.ancient-origins.net/ancient-places- americas / tamoanchan-0011452

[3] También en el blog Unchartedruins: "The Location of the Mesoamerican Hall of Records in Chalcatzingo":

http://unchartedruins.blogspot.com/2016/11/the-location-of-mesoamerican-hall-of.html - Nótese la sorprendente similitud entre el perfil de la roca de Chalcatzingo y la Peña de Huehuepiaxtla, como para sugerir que estos pueden haber sido sitios hermanos pertenecientes a la misma cultura